lunes, 25 de abril de 2011

El Secreto.

Nunca nadie supo mi secreto. Ahora estaba en mi lecho de muerte y debía contárselo a alguien, no podía morir con ese secreto.
Este es mi secreto:
Soy un asesino en serie, bueno lo era, porque ahora a mis ochenta años ya no mato. He matado a unas cincuenta personas y he disfrutado con cada una de las muertes. Lo que me extraña es que no me hayan pillado, pues fui muy descuidado, porque dejé bastantes pistas para la policía.
Todo empezó cuando estaba en mi casa con mi novia. Creo que fue cuando tenía 20 años. Era muy pesada, estaba todo el día: que si no hagas esto, que si tráeme esto, que si haz lo otro y aquella noche me harté. Cogí unos guantes, ya que había visto en la tele que con guantes no dejas huellas y la estrangulé. Fue un impulso que me dio, pero disfruté tanto... lo siguiente que hice fue meterla en el maletero del coche y llevármela a un barranco. La arrojé por él, junto con los guantes. Volví a mi casa y lo recogí todo. Al día siguiente salió en las noticias que una chica había desaparecido. Me interrogaron por ser el novio; les dije que la última vez que la vi fue la noche anterior, pero que ella me dijo que no se encontraba bien y que se iba para su casa. A continuación me eché a llorar, para hacerlo más creíble.
Pero con la víctima que mas disfruté fue con la número veinticuatro, era otra mujer. Rubia, alta, ojos verdes y estaba bastante bien de cuerpo.
¡Cómo gritaba la tía!, sufrió mucho y eso me encantó. Verla sufrir, pidiéndome que la dejara viva, que no iba a contar nada y llorando. A esta la ahorqué para que pareciera un suicidio. Cuando la encontraron, recuero que salió la madre llorando y diciendo que no sabía ni entendía porque su hija se había ahorcado. Que era muy feliz y estaba contenta con su vida. ¡Qué bien me lo pasé viendo aquel día las noticias! Creo que tenía 20 años aquella muchacha.
Siempre mataba a mujeres de entre 20 y 25 años. En las noticias todos los días repetían que las mujeres comprendidas entre 20 y 25 años solo salieran de su casa en casos extremos.
La última vez que maté creo que yo tenía unos 30 o 31 años.Ese es mi secreto.
Decidí contárselo al hermano de mi ex-novia, el hermano de la primera víctima.
Se lo relaté todo.
-Maldito cabrón- me dijo.
Yo reí al escuchar eso.
De repente me cogió por el cuello y empezó a estrangularme.
-Con lo que estás haciendo no vas a revivir a tu hermana, no tampoco vas a vengar su muerte. Pues estás matando a alguien que está en su lecho de muerte.
Después de decir aquello, él continuó con lo que estaba haciendo y ....

4 comentarios:

  1. Aaaaaaaaaaay me he quedado delante de la pantalla intrigada..! jaja x) Por cierto, me gusta MUCHO tu blog ! Sigue asíiiiiiii :) Te sigo desde ya! ^^

    muaaaaacks;

    fuckingtheseworld.blogspot.com , te espero!:D

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias!
    Ahora mismo te sigo yo a ti.

    ResponderEliminar